Hombres

“Nos estamos acercando, el quinto está ya a diez puntos, empezamos a dar muestras de ser un equipo qué sabe lo qué quiere y tiene muchísimo mérito lo que están haciendo estos futbolistas con todo lo qué les rodea. Tenemos vestuario de hombres, un grupo de hombres, un grupo qué dejas a alguien en casa y el equipo sigue funcionando igual”. 

La cita expuesta arriba es un extracto de la declaración de Pacheta ayer al concluir el partido en Arroyo de la Luz. Pasado ya suficiente tiempo para la reflexión, Pacheta sin pretenderlo nos explicó ayer porque el F.C. Cartagena descendió el año pasado. No era un equipo de hombres.

Esa es la diferencia principal entre esta plantilla y la que arrastró la camiseta del equipo de la ciudad el año pasado. Había niñatos, vagos, impresentables, descuidados, chulos, prepotentes, poco profesionales, irresponsables…pero hombres pocos. Por que más allá de la altura futbolística que tuvieran (que por descontado era más de la que demostraron aquí),  de lo que carecían era de ganas de cumplir con su obligación. Reverte lo ha comentado más de una vez, que por cierto ha pasado bastante desapercibido: antes de fichar a alguien, también miramos su lado personal, cómo es, que sea una buena persona. Ese fue el principal fallo de Quirantes del año pasado, sabía que fichaba jugadores de fútbol pero no sabía que personas fichaba. Y lo que fichaba era gente que a las primeras de cambio les daba lo mismo lo que pasara en el club, que desde el minuto uno sólo pensaban en buscarse equipo para el año siguiente y desgranar el tiempo que estuvieran en Cartagena pasándoselo lo mejor posible, tanto en el vestuario como por las noches (ya fuera en sus fiestas privadas como por la noche murciana), y presuntamente aprovechando para ganar un dinerillo extra, posiblemente contando con que este año firmarían contratos más bajos que el que tenían en Cartagena. Para completar la ecuación el vestuario queda conformado con otro grupo más profesional pero sin la personalidad necesaria para enfrentarse al grupo dominante. Y a los hombres que estaban en la plantilla, los echó. Y todavía se quedó con las ganas de cargarse a Txiki y Mariano. Nos cambiaron hombres por nombres.

Todo se desmorona y para solucionarlo se ficha como entrenador a un señor mas preocupado por ver cuántos días libres puede dar a la semana que por sacar al equipo del descenso trabajando. Que se alegraba mas al ver que el partido en Córdoba coincidía con la feria que cuando se ganaba un partido. Más impresentable incluso que los jugadores. Cuando firmó su contrato Carlos Ríos el efesé confirmaba su defunción como equipo profesional.

Porque hay otra diferencia: a este equipo este año también lo entrena un hombre, no un aspirante a gurú del positivismo. Lo entrena un entrenador profesional, no un aficionado. Pacheta, que sin saberlo (o a lo mejor sí que lo sabe), nos dejó claro ayer en su rueda de prensa por qué este equipo esta penando por segunda B. Y tal vez también nos explicó por qué esta temporada podemos volver a celebrar un ascenso. Hacer realidad nuestros sueños. Que una plantilla con Víctor, Rueda, Hugo, Arcas, Mariano, Segura, Perona, Tonino, Florián…es un equipo de hombres, de buena gente. Luego la suerte y el fútbol decidirá si se cumple el objetivo o no.

Gente dura de pelar, que defienden su integridad, que podrían convertir nuestros  sueños en realidad….y todos sabemos cual es nuestro sueño esta temporada, ¿no? 

Anuncios

Hit the road Juanma…

Don’t care if you do ‘cause it’s understood
You ain’t got no money you just ain’t no good.

Well, I guess if you say so
I have to pack my things and go. (That’s right)

Hit the road Juanma and don’t you come back no more, no more, no more, no more.
Hit the road Juanma and don’t you come back no more.

Juanma Barrero ya no está bajo la portería del Cartagena, buenísima noticia. Uno de los actores principales del descenso del equipo la temporada pasada, de la que tuvo gran parte de culpa, por sus dudas, su miedo y la desconfianza que creaba verlo “defendiendo” la portería albinegra, por fin, se va del Cartagena.

El portero se marcha a la Ponferradina demostrando una vez más su falta de compromiso con este club y con esta ciudad. Nada sorprendente, no es la primera vez. Lo sorprendente es que volviera. En contra de su voluntad, ya dejo claro al final de la temporada pasada que no quería jugar aquí, rechazando al renovación propuesta por Reverte. Volvió porque no tenia otro sitio donde ir, simple y llanamente. Ahora que si lo tiene, se larga. Y como muestra póstuma de su falta de profesionalidad, sin siquiera dar una rueda de prensa para despedirse de los pocos, que los había, que lo apoyaron mientras estuvo aquí.

 Hit the road Juanma,  and don’t you come back no more, no more, no more, no more.

Pedro Reverte, si es que de verdad fue el, se equivocó de forma estrepitosa refichando otra vez a este jugador de esa rara especie que solo provoca indiferencia, y tras fracasar de manera rotunda ha incidido en el fracaso. Ya es difícil pero lo ha hecho. No recuerdo un jugador menos comprometido que este portero en el Cartagonova. En mucho, mucho  tiempo.

La unanimidad en cuanto lo acertado de la decisión lo dice todo. Juanma no pinta nada en Cartagena. Que se vaya a donde le de la gana,  Ponferrada, Chipre o a dónde sea. Y que no no vuelva nunca más, nunca más, nunca más, nunca más.

Hit the road Juanma and don’t you come back no more, no more, no more, no more.
Hit the road Juanma and don’t you come back no more.

¡U-R-U-G-U-A-Y-O, U-R-U-G-U-A-Y-O!

­Cuando Pedro Reverte lo trajo, Nicolás Raimondi era un auténtico desconocido para todos los efesistas. Sin duda, una a puesta arriesgada, por el momento (colistas de segunda) y por ese desconocimiento. Pero el alto delantero se ganó a la grada por su lucha, o tal vez porque era de los pocos a los que el equipo de Cartagena le importaba la temporada pasada. Además, anotaba goles.

Terminó la temporada y Raimondi decidió apostar por esta ciudad, por este equipo y por esta afición en segunda B. Por sus actuaciones, merecía seguir, y tampoco le faltaron novias, pero este jugador, a gusto en este club y esta ciudad y cansado de dar tumbos en el mundo del fútbol (ha pasado por distintas ligas europeas y suramericanas: Uruguay, Brasil, Chile, Bolivia, Italia, Chipre y España en equipos como el Pelotas, Avaí, Universitario de Sucre, Ermis Aradippou, Jorge Wilstermann y Lokomotiv Plovdiv) decidió que Cartagena era el mejor sitio para él.

Encontró la estabilidad y el cariño que en otros sitios y otras aficiones no llegaron a ofrecerle. Se ganó a la afición por su trabajo tanto en los entrenamientos como sobre el terreno de juego, que lo recibía y cantaba sus goles con un cántico gemelo al que los atléticos dedicaban a Forlán en el Calderón y el U-R-U-G-U-A-Y-O, U-R-U-G-U-A-Y-O, retumbaba en los fondos del Cartagonova.

Comenzó la nueva temporada y todo indica que el año que viene Raimondi va a tener que hacer las maletas de nuevo, que tampoco en Cartagena va a echar raíces ya que Pato lo hará salir en el mercado de invierno.  El entrenador ha demostrado por activa y pasiva que no cuenta con él, y Reverte le ha traído a Akinsola para acabar de clavar la tapa de su ataúd futbolístico blanquinegro. En mi opinión, un error de 1,96 metros de altura, o sea, muy grande. Porque estoy convencido de que Raimondi con oportunidades podría aportar muchísimo a este equipo. Goleaba en segunda, y podría ser un delantero que marcará diferencias en segunda B, sobre todo en partidos atascados y cerrados. Con Florián sería una batería ofensiva imparable físicamente en balones laterales en campos pequeños, los más de segunda B; tiene fuerza, cuerpo, lucha y no le falta calidad. Pero necesita que se confíe en él, y Pato no lo hace.

El resultado es cortar a un jugador que apostó por este equipo, esta ciudad y esta afición por un cedido que el año que viene no estará aquí, y que al más puro estilo Braulio, buscará un destino que le convenga más. A veces no hay que mirar solo hacia la piernas de los jugadores, hay que mirar el corazón. Perderemos un buen jugador, un buen tipo, alguien que apostó por Cartagena. Desde aquí agradecer a Nicolás lo que nos ha dado, desearle suerte, y trasladarle lo que gran parte de la  afición piensa: que el entrenador se está equivocando con él.

En el Cartagonova, cuando se escuche U-R-U-G-U-A-Y-O, U-R-U-G-U-A-Y-O por última vez, será porque le estamos dando gracias a Nicolás Raimondi.

Regate a la cantera

Todo seguidor del Cartagena conoce la política que Paco Gómez emplea en su club con la cantera desde que manda en Cartagena. Por lo general, ha tirado de talonario a la hora de configurar las plantillas, y con él los distintos entrenadores que ha ido pasando por el club (a excepción de la confianza de Paco Jémez en Yuste), ninguno de ellos, ni los correspondientes  directores deportivos, ninguno de ellos, ninguno, tuvo el mínimo atisbo de confianza en los jugadores de la tierra. No sólo en los canteranos, sino en los cartageneros que jugaban en otros equipos de nivel. Incluso el que había, Yuste, tuvo que salir en busca de jugar minutos en segunda, viendo que JIM no tenía la mas mínima confianza en él. La misma confianza que si depositó en Julien, con el resultado que todos conocemos: Julien fiasco y Yuste en un histórico como el Racing de Santander el segunda. A esto le siguió la salida de Dani y Arturo al Getafe y Molina al Real Madrid. Decisiones que a muchos le parecían equivocadas pero que con los últimos acontecimientos, se han demostrado acertadísimas.

Este ha sido el grado de confianza en la cantera cartagenera, nulo. Algo que parecía haber cambiado este año, parecía abrirse una puerta para que algo cambiase en Cartagena, que ser cartagenero y poder jugar en el F.C. Cartagena no fuera imposible, darle el último pase a un chaval de aquí. Pero Pato y Reverte han acabado recortando a los canteranos, dejándolos clavados en el césped. Como estar en boca de gol y que se la acaben pasando a otro.

Pato llega a Cartagena y empieza entrenando con algunos canteranos. Dice que están trabajando genial, que tienen opciones, los que más, Dani Nadal y Sergio Jiménez. Además, en gesto muy aplaudido por la afición, se repesca cedido a Molina, un portero con futuro. Genial. Todo el mundo contento, los chavales ilusionados, la prensa, la afición. Por fin un entrenador tenía algo de confianza en la cantera cartagenera….cuando todos cantaban gol, Pato recorta y la pasa atrás.

Al primero en eliminar es a Sergio Jiménez. Cuando la lesión de Mariano y el retraso en el fichaje de Urzaiz se retrasaba, Pato se muta en JIM y vuelve a fichar a un joven extranjero desconocido a prueba, de franco portugués a portugués a secas, de Julien a Cristiano, de tapar a Yuste a tapar a Jiménez. El resultado no tengo duda de que será parecido. Regate a Sergio. Al “nuevo” Yuste nos lo cambian por el “nuevo” Julien.

El segundo turno para Molina. Un portero al que nadie puede negarle un gran futuro. Con la salida de René, hay una rendija para que Molina tenga algunos minutos con el equipo de su corazón, el equipo de su tierra. Pero Reverte trae al infausto Juanma, justo todo lo contrario, ya que el Efesé y su afición se la traen al pairo. Probado está desde la temporada pasada. Justo esta semana Molina podría haber debutado con el equipo de su vida, un momento imborrable en su prometedora carrera. Pero en su lugar salió un tipo que posiblemente ya ni le queden ganas de jugar al futbol. El resultado, dos goles en 5 minutos. Y driblan a Molina.

El que nos queda, el que más ilusionaba, Dani Nadal. Pato se arrancó y tomó la decisión de hacer debutar a este chico de de Cartagena. Dani debutó en el Efesé y la grada ovacionó al joven jugador dándole cariño, confianza e ilusión, y él respondió con una buena actuación. Estaba en boca de gol, y Pato decidió pasársela a Akinsola. Cuando todos esperábamos que Dani siguiera teniendo minutos en este equipo, Reverte toma la decisión de traer a un jugador cedido,  parado desde el año pasado y con tendencia a desconectarse si no le gusta el patio. Que el año que viene volverá a su equipo y que el Cartagena solo es para él un sitio donde jugar un añito para ganar méritos. Quiebro a Dani.

Este es el resumen de la “confianza” tan alabada por los medios a principio de temporada, de Reverte y Pato en la cantera, la foto del banquillo el domingo en Sevilla: la foto de la ilusión de ver en el banquillo del Cartagena tres canteranos; Molina, Dani y Sergio. En su lugar estaban Juanma, Cristiano y Akinsola. Sinceramente, no solo mucho peor en ilusión, sospecho que  también en calidad.

Víctor y el reflejo de Rubén

En pretemporada y después de ver hacer el ridículo a los dos supuestos porteros que se colocaban debajo del los palos del Cartagonova la temporada pasada, una de las líneas que con más interés seguí en cuanto a quien se fichaba para cubrirla, fue la portería. Comprobar si este año tendríamos porteros de verdad.

Pronto se confirmo el fichaje de René, un portero con experiencia en segunda B asentado en la portería del clásico Cacereño. En mi opinión, un buen portero de segunda B, pero al que le falta algo para ser portero titular de un equipo que deber tener el ascenso a segunda como una obligación, o por lo menos lucharlo hasta el final. Un poco antes, Víctor Ibáñez, portero de 23 años, había sido confirmado como  nueva incorporación para el proyecto del Cartagena 2012/13. Procedente del Lleida, donde había disputado la última temporada, es formado entre  las canteras del Barcelona y del Espanyol,  dato que empezó a darme confianza, pues la cantera barcelonesa siempre ha dado buenos porteros. Joven pero con cierta experiencia en la categoría, categoría, puesto que además del filial españolista, había  jugado en el Castellón o en el Éibar. Posteriormente vino el lío de la ficha del filial y los sub-23, pero  nunca tuve duda que todo se resolvería con Víctor jugando con toda normalidad en el Cartagena.

A partir de ahí, tuve el presentimiento de que Víctor acabaría siendo titular en este equipo. Presentimiento confirmado cuando lo vi sobre el campo…ese físico, esa envergadura, juventud, gesto, personalidad en el campo, incluso la manera de andar y de mover las manos. Sé que en este momento puede parecer excesivo, pero me pareció estar viendo de nuevo a Rubén.

El reflejo de Rubén, en mi opinión el mejor portero que ha pasado por el equipo de Cartagena desde el mítico Paco López. Rubén, también portero del filial barcelonista dos temporadas, para luego pasar por el Racing de Ferrol para acabar en el Cartagena, donde nos dio medio ascenso con sus actuaciones. Algunas de ellas con olor a portero de primera división, algo que se confirmó con su traspaso al Málaga después de una temporada en la que fue el mejor portero de segunda división,  y posterior cesión a su actual equipo, el Rayo Vallecano, donde triunfará sin duda, calidad le sobra.

De momento, tras tres jornadas defendiendo la portería blanquinegra, Víctor está demostrando que es un gran portero con un gran futuro (no ha encajado ningún gol y ha hecho paradas de muchísimo merito),  justo la misma impresión que tuve de Rubén. Se ha ganado ser el portero titular y tengo plena confianza que en la portería del Efesé ese futuro se va a convertir en un gran presente en nuestro equipo. Ojalá la historia de Víctor y de Rubén en Cartagena sean tan parecidas como los son ellos físicamente y sus trayectorias hasta llegar aquí. En lo único que espero en que no se parezcan es en el final…espero que Víctor esté muchos años con nosotros, y que se convierta en portero de primera división, pero con la camiseta del Efesé.

Nos entregan la casa sin terminar

Acaba el mes de agosto y con él se marchan las opciones del mercado en todas las categorías.  Si a las declaraciones de los responsables de la parcela técnica del Cartagena nos atenemos, el Efesé no va no fichar ningún jugador más, por lo que quedando dos fichas libres para las 22 permitidas, los que están son los que van a intentar devolver al Cartagena a 2ªB. Vuelvo a repetir, intentar. Por lo que con el absurdo y patético movimiento con el que Pedro Reverte ha resuelto, según él, su propio fallo, que a la postre ha significado prescindir de un portero que venía a darlo todo por progresar en su carrera por otro que como demostró el año pasado, ya viene de vuelta y lo que único que pretende es estirar la suya lo máximo posible, la plantilla del Cartagena para esta temporada 2012-2013  queda cerrada.

Nos comunican que  definitivamente nos van a entregar la casa sin terminar. Y no sin acabar detalles de repasar la pintura o la preinstalación del aire acondicionado, es que la van a entregar con graves defectos estructurales, de cimentación.

El Cartagena vuelve a cometer el mismo error y encara el año con un centro del campo cojo a todas luces.  Lo que parece absolutamente increíble después de la experiencia del año pasado, ya que se está reproduciendo detalle a detalle la situación de la pretemporada pasada. Relacionamos los nombres de Lafuente/Segura, Julien/Cristiano y Urzaiz/Dimas…¿os suena?

Segura lo está haciendo bien…pero no es un mediocentro. Al igual que no lo era Lafuente y se empeñaron en hacernos creer que era una solución válida. Ya vimos el resultado. Un portugués (o franco-portugués) fichado a prueba. Un jugador que puede ser que algún día puede ser válido (por supuesto me refiero a Cristiano, lo de Julien ya vimos que no), pero que muy difícilmente se va a hacer en una temporada a una categoría tan difícil como la 2ªB española, y en un equipo como el Cartagena con la “obligación” de estar arriba. Un jugador al que por las deficiencias en la construcción del equipo, se le va a pedir más de lo que es: Urzaiz. Ya pasó el año pasado con Dimas.  Dimas no es un jugador de construcción, Urzaiz tampoco. Marcos sí, pero es el único. El resultado es tres mediocentros defensivos, sólo uno de construcción y un parche ocasional.

El movimiento más lógico, fichar otro mediocentro creador que complemente a Marcos (sonaron Luque, del Elche y Víctor del Tenerife, dos buenas opciones) y prescindir de Cristiano (quizás mediante cesión) no se ha producido. Tal vez en este contexto si se había entendido, por necesidades de plantilla, la salida de René. Pero la decisión de Reverte no ha sido esta, si es que ha decidido Reverte, claro.

Esta casa que nos venden tiene muchos muros y un solo pasillo. A los que vengan de visita les va a costar llegar a la cocina, pero a nosotros nos va a costar mucho encontrar la salida.

Aunque en mi opinión no sólo en medio campo el Cartagena queda corto de efectivos.  Atrás también.  Se cierra la plantilla con dos laterales derechos, Ceballos y Campins, tres centrales, Rueda, Hugo y Martín, y un lateral izquierdo, Navarro.  Y aquí saco el nombre de Txiki. Un jugador que más allá de la mala temporada pasada, lo ha dado todo por el Cartagena, con muy buen rendimiento y con mucha experiencia en 2ªB. Un jugador que puede jugar en todos los puestos de la defensa, por lo que su presencia cerraría dos jugadores por puesto. En la derecha Txiki o Campins, en el centro Rueda, Martin, Hugo y Txiki, y en la izquierda Navarro o Txiki. Pero Pedro Reverte decidió prescindir de él….ya no hay nada que hacer. ¿O sí?

Porque…también prescindió de Juanma, y aquí lo tenemos. La justificación ha sido que se equivocó y que el rendimiento de René no era el que él esperaba. Una curiosidad, ¿el de Ceballos si lo es? En aras de corregir sus propios errores, está a tiempo de hacerlo. La respuesta seguramente estará en que en la defensa Paco Gómez no ha visto deficiencias como las vio en la portería.

La constructora nos entrega la casa sin terminar, pero ya estamos todos viviendo dentro. La hemos comprado, hemos dicho que así nos vale. Que haya suerte y que podamos encontrar la puerta de salida, porque estar siempre en casa, es tremendamente aburrido. Y decepcionante.